Certificados SSL Dominican Republic
Estrategia sanitaria

Las autoridades centrales aferradas al tradicional concepto de restringir los recursos para las jornadas formales de bienestar social, han manejado con notoria majadería la estrategia de combate al invasor Covid-19.

Soslayando que este tiene la particularidad de ser un adversario invisible cuando ataca, no fulmina de inmediato, sino que capta un agente difusor involuntario de su mal patógeno cada vez que invade a un humano.

Pese a conocer estas habilidades del virus, han obviado la estrategia del aislamiento obligatorio, todo porque implicaría gastos como adaptar grandes locales para confinar a todo aquel que su análisis sea positivo.

A diario la prensa recoge las vicisitudes de las personas positivas, que deben aguardar en sus domicilios a la guadaña de la muerte, esperando instrucciones que no llegan hasta que sus cuadros clínicos se complican.

Muy diferente fuera si esta persona se recluye en un centro de aislamiento, con monitoreo de su cuadro clínico y con la seguridad que no estaran en el exterior, contaminando a otras personas.

El otro eslabón de la tacañería oficial es básico, las pruebas diagnósticas que se manejan como artículo de lujo, mientras no se amplié la cobertura no habrá control epidemiológico, muchos sin saberlo continuarán contaminando.

En Guayaquil con una alta mortalidad proporcionalmente parecida a la nuestra, se ha decidido hacer las pruebas rápidas casa por casa. Aquí debe ser gratuítas para todo el que presente una indicación médica y oblgatoria para todo el entorno humano de cualquier contagiado.

Entretanto persistirá la letanía de la lotería luctuosa diaria del ministro de salud, a quien le han impuesto el papel de parrayo de las críticas, para en un momento determinado sacrificarlo.

Hoy agregó a su infortunado rosario, 96 miembros del personal de salud contagiados, pero no discurrió en torno a la pírrica bioseguridad que se ofrece al personal hospitalario.

Son las autoridades centrales las responables de ampliar la cobertura de ataque al Covid-19. Es la única salida, no buscar chivos expiatorios, como se ha pretendido primero elogiando a los residentes, luego tratando de inculparlos, y ahora dejan entrever que el problema son internos y pasantes.

Los internos están en formación y no pertenecen al staff oficial oficial de los hospitales, los pasantes de modo regular no deben formar parte de la estructura hospitalaria, principalmente del tercer nivel, sino de modo preferente en la atención primaria. Todos hemos sido pasantes

Algo que se elude es que más de dos mil médicos fuimos pensionados casi de manera sorpresiva, nos montaron en la “camiona”, para no otorgarnos las migajas de la reestructuración salarial y esas plazas fueron congeladas, no llamaron a concurso como era lo correcto, sino algunas prorrateadas a cuenta gotas al marģen de la ley de hospitales, en atención al clientelismo político. Las plazas que quedaron congeladas son las que faltan.

¡Atrás la mendacidad en el manejo estratégico contra el Covid-19.

Dr. Santiago Castro Ventura
Médico pediatra

Please follow and like us:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *